Help us keep a spotlight on education in California by supporting EdSource.

Agua Contaminada: El Plomo Pone En Peligro A Estudiantes De California

Reportaje Especial de EdSource

Problemas con el plomo continúan en las escuelas de Los Ángeles, pese a años de monitoreo

Por

This article is also available in English. Read in English.

El análisis del plomo en la Escuela Primaria Miramonte, en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, en enero pasado reveló seis tomas de agua con niveles de plomo mayores al límite estatal y federal para el agua potable. En un bebedero en el auditorio se detectó plomo a un nivel 10 veces mayor que el límite.

Tres meses después, en ocho tomas de agua de la Escuela Secundaria Audubon, se detectó plomo a un nivel mayor que el límite de 15 partes por mil millones. En un bebedero había 120 partes por mil millones.

Agua Contaminada

Este artículo es la segunda parte de un reportaje especial sobre el plomo en el agua en las escuelas públicas de California.

Haz clic aquí para leer el primer artículo. La última parte será publicada mañana.

Los funcionarios del distrito dicen que clausuraron los bebederos y grifos donde se detectaron los niveles de plomo más alarmantes en la Secundaria Audubon en Leimert Park y la Primaria Miramonte, en la colonia Florence-Firestone. Pero se siguieron usando tres tomas de agua en cada escuela en las que se detectó plomo a un nivel mayor que el límite, tomando la precaución de implementar una práctica común en la que el personal de la escuela deja correr el agua de la llave o el bebedero por 30 segundos al inicio de cada día.

El Distrito Escolar de Los Ángeles, el segundo distrito más grande del país, ha gastado más de $30 millones durante la última década en análisis de plomo y reparaciones del sistema de agua, con la aprobación de las autoridades de salud del condado.

Sin embargo, el distrito tomó acción limitada para remover de sus escuelas los bebederos y otras tomas de agua contaminados con plomo, y sus acciones no satisfacen lo que muchos expertos en el metal tóxico dicen que se debe de hacer para proteger a los niños.

La política del distrito de dejar correr el agua de los bebederos por las mañanas permitió que más de 300 tomas de agua (bebederos, grifos, y otras tomas) continuaran siendo usadas, a pesar de que se había detectado plomo en un nivel mayor que el límite de 15 partes por mil millones, porque después de dejar correr el agua por 30 segundos, los niveles de plomo se reducían a menos que el límite.

El distrito no tomó ninguna acción para reducir los niveles de plomo en los miles de tomas más donde se detectó plomo en niveles mayores a 5 partes por mil millones – el límite federal para el plomo en el agua embotellada – pero por debajo de 15 partes por mil millones, el estándar para el agua de la llave. Las regulaciones estatales y federales no obligan a las escuelas a hacer nada para arreglar el plomo cuando se detecta en esos niveles.

Pero la Academia Estadounidense de Pediatría dice que esos estándares no tienen nada que ver con la cantidad de plomo en el agua que sería seguro para los niños. El agua con niveles de plomo iguales o menores a 15 partes por mil millones también puede aumentar las concentraciones de plomo en la sangre de los niños, limitando el desarrollo de sus cerebros y exponiéndolos a un mayor riesgo para problemas de comportamiento. La academia ha hecho un llamado para restringir los límites a 1 parte por mil millones.

“Nunca nos informaron de nada”.

—Alannah Ramirez, madre de la Escuela Primaria Miramonte

Y los padres dicen que el Distrito Escolar de Los Ángeles no les informó sobre los niveles elevados de plomo que se habían detectado en las escuelas de sus hijos. Una nueva ley estatal obliga a las escuelas a informarles.

“Nunca nos informaron de nada”, dijo Alannah Ramírez, cuyo hijo cursaba el segundo grado en Miramonte cuando los análisis detectaron agua contaminada allí.

“Como padres, nos deben informar cuando hay algo así en el agua que toman nuestros hijos”, dijo Ramirez, entrevistada afuera de la escuela, que está ubicada en el sur del Condado de Los Ángeles.

“La escuela debe decirnos qué está mal con el agua”, dijo Félix Adorno, padre de un alumno de séptimo grado en Audubon, quien dijo que tampoco fue informado sobre los niveles elevados de plomo que se detectaron en esa escuela.

El Distrito Escolar de Los Ángeles sostiene que es seguro tomar el agua potable de las escuelas

Felix Adorno, a la derecha, dijo que nunca le informaron sobre la detección de niveles altos de plomo en la Escuela Secundaria Audubon, donde su hijo Roberto cursa el séptimo grado.

Los funcionarios del Distrito de Los Ángeles describen el programa para enfrentar el problema del plomo en el agua potable como el esfuerzo más grande y más comprensivo de su tipo en todo el país. El trabajo del distrito para enfrentar el problema del plomo comenzó mucho antes de que entrara en vigor este año una nueva ley de California, la cual obliga a las escuelas a analizar el agua para detectar la presencia del metal tóxico. Los análisis que han hecho han sido mucho más exhaustivos que lo que requiere la ley. El distrito dice que ha analizado todas las fuentes de agua potable de cerca de 1,000 escuelas y otras instalaciones.

“Lo que deben saber los padres sobre las escuelas del Distrito Escolar de Los Ángeles es que es seguro tomar el agua”, dijo Robert Laughton, el director de mantenimiento y operaciones del distrito. “Ha sido seguro tomarla por varias décadas, y seguimos monitoreándola y mitigando [el riesgo]”.

Pero el plomo sigue siendo un problema en el Distrito Escolar de Los Ángeles, de acuerdo a una investigación de EdSource de más de 40,000 resultados de los análisis realizados entre 2008 y mayo de este año:

El distrito insiste que esos grifos y bebederos son seguros.

En la Escuela Primaria de la Avenida San Gabriel en South Gate, en 51 de las 55 tomas de agua, incluyendo a todos los bebederos a excepción de uno, había niveles de plomo de entre 5 y 15 partes por mil millones.

La Escuela Primaria San Gabriel Avenue

  • Lo que revelaron los análisis: Casi todas las tomas de agua – 51 de las 55 tomas analizadas en la escuela, y todos los bebederos a excepción de uno – tenían niveles de plomo de entre 5 y 15 partes por mil millones. Esos niveles son mayores que el estándar federal para el agua embotellada, pero menores que el límite estatal y federal para el plomo en el agua de la llave, de 15 partes por mil millones, el cual usa Los Ángeles para determinar cuándo reparar los grifos y bebederos.
  • La respuesta del distrito: El agua de la escuela no representa ningún riesgo porque en ninguno de los bebederos y otras tomas se detectó más de 15 partes por mil millones. Los documentos demuestran que el distrito ha mantenido en uso casi todas las tomas de agua donde se detectó plomo de entre 5 y 15 partes por mil millones. En todas, a excepción de dos, la última vez que se hizo el análisis fue en el 2008.
  • Lo que dicen los críticos: El estándar de más de 15 partes por mil millones no está basado en lo que es saludable o seguro para los niños. El agua con niveles de plomo menores que esa cantidad aún puede ser dañino, según los expertos de salud. Dejar que se siga usando esos bebederos y grifos pone en riesgo a los niños, y se equivoca el distrito al decir que no son un peligro.

“Están todos dentro de lo marca la ley”, dijo Laughton. Añadió que el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles “ha visto nuestros datos docenas de veces y ha dicho que no es un riesgo”.

La doctora Jennifer Lowry, pediatra y presidenta del Consejo sobre Salud Ambiental de la Academia Estadounidense de Pediatría, estuvo en desacuerdo.

Lowry dijo que el Distrito de Los Ángeles “no puede decirles a las familias que no hay riesgo” en escuelas como la Primaria de la Avenida San Gabriel.

“Sabemos que no hay un nivel seguro para el plomo”, dijo Lowry, cuya organización representa a 64,000 pediatras y otros médicos que trabajan con los niños.

En una declaración escrita, el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles dijo que ha trabajado con el distrito para “asegurar que sus prácticas siguen las regulaciones estatales”.

Al mismo tiempo, el departamento de salud del condado dice que “entiende que el plomo en el agua potable es un problema continuo en el Distrito de Los Ángeles, y … continuará trabajando con el Distrito y otras agencias para asegurar la salud y la seguridad de los alumnos, los maestros, y el personal”.

No se ha informado a los padres sobre los niveles elevados de plomo

Bajo la ley de análisis de plomo de California, que entró en vigor el 1 de enero, las escuelas tienen la obligación de informar a los padres cuando los análisis detectan niveles de plomo mayores a 15 partes por mil millones.

Cuando se le preguntó si el distrito informó a los padres sobre la detección de niveles de plomo mayores a 15 partes por mil millones este año, una vocera sólo contestó que el distrito postea los resultados de los análisis en su página web.

Pero los padres entrevistados por EdSource en diversas escuelas dijeron que les hubieran avisado directamente.

“Si sabían que había un peligro para los niños, ¿por qué no informar a los padres, a los niños, al personal, tan pronto como fuera posible?”, dijo Donna Polk, cuyo hijo se graduó de la Secundaria Audubon en la primavera.

Como otros padres, Polk dijo que no escuchó nada del distrito sobre el plomo presente en el agua de la escuela.

Escuela Primaria Miramonte

  • Lo que revelaron los análisis: En seis tomas de agua donde se realizaron análisis en enero pasado había niveles mayores a 15 partes por mil millones, el estándar federal, incluyendo un bebedero donde se detectó plomo en el agua en un nivel de 154 partes por mil millones.
  • La respuesta del distrito: Tres de las tomas, incluyendo ese bebedero, fueron clausurados. Las otros tres se mantuvieron en uso, y se dejó correr el agua cada mañana. Los padres entrevistados por EdSource dicen que el distrito no les informó.
  • Lo que dicen los críticos: No informar a los padres sobre niveles de plomo superiores a 15 partes por mil millones viola una nueva ley de California, que exige que las escuelas analicen la presencia de plomo en el agua y notifiquen a los padres sobre resultados elevados.

“Si detectaron un resultado mayor a 15 partes por mil millones y no notificaron a los padres, entonces están evidentemente violando la ley”, dijo Lorena Gonzalez Fletcher, asambleísta demócrata de San Diego, quien introdujo la ley de análisis de plomo en las escuelas a la legislatura.

Sin embargo, la ley no especifica cómo se debe notificar a los padres.

El distrito no cree que está violando la ley, de acuerdo a Laughton, porque desde febrero ha posteado los resultados de los análisis del agua en su página web.

Pero la página web omite información crucial. La práctica del Distrito Escolar de Los Ángeles ha sido remover los resultados de los análisis de su página web una vez que se haya clausurado un bebedero u otra toma de agua, lo cual significa que los padres pueden no enterarse nunca si sus hijos habían estado expuestos a agua con niveles peligrosos de plomo.

Las páginas web que tienen las listas de los resultados de la primaria Miramonte Elementary y la secundaria Audubon Middle School actualmente no contienen ninguna mención de los bebederos en cada escuela donde se detectaron niveles de plomo en el agua mayores a 100 partes por mil millones el año escolar pasado. En cambio, esos resultados sí fueron incluidos en datos entregados a EdSource en mayo.

Y los resultados de los análisis que el Distrito de Los Ángeles comenzó a postear a principios de este año no están en ningún lugar fácil de encontrar en la página web. Una sola frase en el Manual para Padres y Estudiantes para el año escolar 2018-19, de cerca de 60 páginas en total, dirige a los padres a una página web sobre los esfuerzos para analizar la presencia del plomo. A diferencia de otros mensajes que el distrito envía a los padres, los resultados de los análisis están disponibles sólo en inglés.

El distrito ha dependido por mucho tiempo de la práctica de dejar correr el agua

De 1988 hasta 2015, se les ordenó al personal de todas las escuelas del Distrito de Los Ángeles que dejaran correr el agua libremente de todas las llaves y los bebederos por al menos 30 segundos todos los días antes de que llegaran los estudiantes.

Los análisis de plomo del Distrito Escolar de Los Ángeles han estado compuestos por dos muestras: una primera muestra tomada después de dejar cerrado el bebedero o la llave de agua al menos una noche, y una segunda muestra tomada después de dejar abierta la llave de agua o el bebedero por 30 segundos. Los niveles de plomo en la segunda muestra típicamente son mucho más bajos que en la primera, porque dejar abierta la llave por 30 segundos elimina el agua estancada.

Los funcionarios del distrito dicen que dejar correr el agua de esta manera protege a los niños de la exposición al plomo, y que fue una solución de bajo costo, cuando el Distrito de Los Ángeles no tenía los fondos necesarios para la descontaminación que ahora está en curso.

El Distrito Escolar de Los Ángeles recibió $20 millones en 2015 para terminar con la política de dejar correr el agua por las mañanas, y reparar o clausurar permanentemente los bebederos y grifos con niveles de plomo mayores a 15 partes por mil millones. El distrito también gastó $10 millones en 2010 para instalar en todos los centros de desarrollo infantil filtros para el plomo en el agua.

De los 863 sitios del distrito que estaban obligados a dejar correr el agua todos los días, 27 todavía lo estaban haciendo el 27 de agosto, según los documentos del Distrito de Los Ángeles. La vocera Elvia Pérez dijo que el distrito planea que todas las escuelas terminen con la práctica de dejar correr el agua antes de que termine el 2018.

Escuela Preparatoria Los Ángeles High

  • Lo que revelaron los análisis: En el agua de 22 de los bebederos y grifos de la escuela se detectaron niveles de plomo mayores a 15 partes por mil millones, el límite federal y estatal, cuando fueron analizados en 2008. En cuatro de esas tomas de agua había niveles de plomo mayores a 100 partes por mil millones, incluyendo un bebedero con un nivel de 200 partes por mil millones.
  • La respuesta del distrito: Los funcionarios mantuvieron en uso todos los bebederos y grifos bajo la política de dejar correr el agua por las mañanas, porque en ninguno se detectó más de 15 partes por mil millones, después de dejar correr el agua por 30 segundos. Se les ordenó al personal de la escuela dejar correr el agua de los grifos y bebederos todas las mañanas para prevenir la exposición al plomo. Los datos del distrito demuestran, y los funcionarios confirmaron, que no se realizaron más análisis de esos bebederos y grifos entre 2008 y mayo de 2018.
  • Lo que dicen los críticos: El distrito falló al depender de la práctica de dejar correr el agua en la escuela, porque los niveles de plomo que se encontraron en 2008 eran muy altos. Debió haber reparado los elementos de plomería contaminados. Los funcionarios también debieron volver a analizar el agua más pronto para ver si las concentraciones de plomo habían empeorado con el transcurso de los años.

Cuando se le preguntó si respalda la práctica de dejar correr el agua, el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles resaltó que la práctica es recomendada por las agencias estatales y federales, entre ellas la Junta Estatal de Control de Recursos del Agua, la agencia a cargo de hacer cumplir la ley de análisis de plomo en California. Las agencias recomiendan la práctica de dejar correr el agua como estrategia temporal para limitar la exposición al plomo.

Pero Elin Warn Betanzo, una ex funcionaria de la Agencia de Protección Ambiental, quien ayudó a sacar a la luz el problema del agua contaminada por el plomo en Flint, y quien ahora dirige una consultoría de agua potable en Michigan, dijo que el Distrito de Los Ángeles dependió de la práctica de dejar correr el agua en casos inapropiados.

A mediados de mayo, el distrito tenía en uso 30 bebederos y otras tomas en las que en diferentes momentos durante la última década se han revelado niveles mayores a 100 partes por mil millones, de acuerdo a su base de datos. La práctica de dejar correr el agua permitió que siguieran en uso porque los niveles de plomo se reducían a menos de 15 partes por mil millones, después de dejar correr el agua por 30 segundos.

Cuatro de esas tomas de agua estaban en la escuela preparatoria Los Angeles High School en el centro de Los Ángeles, incluyendo un bebedero donde se detectó un nivel de 200 partes por mil millones.

En dieciocho otras tomas de agua en la escuela se encontraron niveles mayores a 15 partes por mil millones.

Esos análisis fueron realizados en 2008, pero los datos del distrito demuestran que se siguieron usando todas estas tomas de agua y no las volvieron a analizar al menos hasta mediados de mayo de este año, porque en cada una se detectó menos de 15 partes por mil millones, después de dejar abierta la llave o el bebedero por 30 segundos. La página web del distrito dice que cuatro de estas tomas de agua se siguen usando.

“Siempre que una primera muestra revela más de 100 partes por mil millones, es un momento ideal para reemplazar el elemento de plomería”, dijo Betanzo. “No hay razón para mantener ese riesgo allí, si existe esa documentación”.

Betanzo también cuestionó la efectividad de la práctica extendida de dejar correr el agua, citando un estudio publicado en abril en la revista Water Research, que encontró que los niveles de plomo en el agua pueden elevarse otra vez, media hora después de que se deja correr el agua.

“Dejar correr el agua, y pensar que ya hiciste tu trabajo, creo yo, es poner a los estudiantes a riesgo de exposición”, dijo Betanzo.

El reportero Mikhail Zinshteyn, de EdSource, contribuyó a este reportaje.

Traducción al español hecha por Zaidee Stavely para EdSource.

We need your help ...

Unlike many news outlets, EdSource does not secure its content behind a paywall. We believe that informing the largest possible audience about what is working in education — and what isn't — is far more important.

Once a year, however, we ask our readers to contribute as generously as they can so that we can do justice to reporting on a topic as vast and complex as California's education system — from early education to postsecondary success.

Thanks to support from several philanthropic foundations, EdSource is participating in NewsMatch. As a result, your tax-deductible gift to EdSource will be worth three times as much to us — and allow us to do more hard hitting, high-impact reporting that makes a difference. Don’t wait. Please make a contribution now.

Comparte este artículo

Comentarios

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

El objetivo de los comentarios

El objetivo de la sección de comentarios en EdSource es facilitar una conversación informada sobre el contenido publicado en nuestro sitio web.